Entendiendo el Artículo 139 de la Constitución Política del Perú: Guía sobre los Principios y Derechos de la Función Jurisdiccional

Entendiendo el Artículo 139 de la Constitución Política del Perú: Guía sobre los Principios y Derechos de la Función Jurisdiccional

Análisis detallado de las bases de la justicia peruana

Dentro de la estructura legal de la República del Perú, los cimientos de la administración de justicia se sostienen firmemente en las disposiciones contenidas en su marco constitucional. El Artículo 139 de la Constitución desempeña un papel crucial como custodio de los derechos y libertades de cada individuo, consagrando los principios y derechos que regirán el ejercicio de la función jurisdiccional. Este apartado constitucional es la piedra angular sobre la cual se asienta el sistema de justicia y su fiel cumplimiento es esencial para el sustainimiento del estado de derecho en el país.

Principios Constitucionales

La magna carta peruana establece una seria de principios fundamentales que orientan la acción de los organismos judiciales. Entre ellos, destacan la independencia en el ejercicio de la función jurisdiccional, la inmunidad de jurisdicción y la pluralidad de instancias. Cada uno de estos constituye una garantía indispensable para que los ciudadanos puedan confiar en un juicio justo y equitativo.

El debido proceso y la tutela jurisdiccional

Uno de los aspectos más relevantes dentro del marco que presenta el Artículo en cuestión, es el debido proceso. Este principio se traduce en una serie de garantías que el Estado proporciona a los ciudadanos durante su proceso legal, asegurando que sean tratados con justicia y sin arbitrariedades. Dentro de estas garantías se encuentran el derecho a un juicio previo, a la defensa y a la asistencia de un abogado en todo proceso donde se determine un derecho.

  • Respeto a la defensa: Todo acusado tiene derecho a ser asistido por un defensor desde que es citado o detenido por cualquier autoridad.
  • Publicidad de los procesos: Excepto en los casos en que la ley expresamente disponga lo contrario, tales como en delitos de función familiar o cuando está en juego el decoro de las personas.
  • Principio de no culpabilidad: Nadie debe ser considerado culpable hasta que se le haya declarado judicialmente como tal.

La administración de justicia y su importancia en la sociedad peruana

Las normativas que abarca este articulado de la Constitución no solo se circunscriben al ámbito procesal, sino que además alimentan la visión de una sociedad que se espera sea justa y equitativa. La administración de justicia en Perú, además de ser un poder del Estado independiente, colabora de forma colaborativa con los otros poderes (ejecutivo y legislativo) para alcanzar una balanza equilibrada de poder, evitando abusos y fomentando la gobernanza democrática. El acceso a una justicia sin dilaciones indebidas es un derecho y una realidad que se debe continuar fortaleciendo.

Implicaciones sociales del resguardo jurídico constitucional

La repercusión social de una justicia alineada con los principios constitucionales y derechos jurisdiccionales es de inmensurable valor. Asegurar la aplicación de estos estatutos significa proteger al individuo frente a posibles excesos o abusos del poder, además de garantizar la armonía social al resolver conflictos bajo un marco legal justo y reconocido por todos. El respeto al mandato que emana del Artículo 139 de la Constitución Política del Perú es, por ende, de trascendencia capital en la consecución de una sociedad democrática y respetuosa de las libertades y derechos fundamentales.

Retos y perspectivas a futuro para el sistema judicial peruano

Quizás también te interese:  Entendiendo el Artículo 39 de la Constitución Política del Perú: Derechos y Responsabilidades de Funcionarios y Trabajadores Públicos

Si bien los pilares establecidos en la legislación peruana son robustos y buscan fomentar un sistema judicial íntegro, no estamos exentos de enfrentar retos y mejoras continuas. Los desafíos que se presentan en la actualidad, tales como la congestión procesal, la modernización de los procedimientos judiciales y la lucha contra la corrupción en todos los niveles, son batallas que requieren la cooperación tanto del sistema de justicia como de la sociedad en su conjunto.

Quizás también te interese:  Artículo 177 de la Constitución Peruana: Entendiendo el Sistema Electoral y las Funciones del JNE, ONPE y RENIEC


La evolución del sistema judicial peruano debe ser una constante, con vistas a adaptarse a las nuevas exigencias de la sociedad y la implementación de tecnologías que agilicen y transparenten los procedimientos. En este sentido, la justicia digital se erige como un horizonte a alcanzar, simplificando trámites y haciendo más accesible la justicia para todos los peruanos.