Entendiendo el Artículo 74 de la Constitución Política del Perú: Análisis del Principio de Legalidad Tributaria

Entendiendo el Artículo 74 de la Constitución Política del Perú: Análisis del Principio de Legalidad Tributaria

En Perú, el tema de la tributación siempre ha sido de vital importancia tanto para el ciudadano común como para el empresario y el experto en derecho. Sin embargo, no todos tienen claro el trasfondo y los principios que rigen el sistema tributario peruano. En este artículo, vamos a desenredar juntos algunas de estas complejidades legales que a menudo son malinterpretadas o poco conocidas por el gran público.

El Marco Legal de la Tributación en Perú

La base de la tributación peruana se encuentra en la Constitución Política del Perú, siendo uno de los pilares fundamentales el principio de legalidad tributaria, que está establecido en el denominado Artículo 74. Este principio señala que solo por ley se puede establecer, modificar o eliminar los tributos; precisar el hecho generador de la obligación tributaria, la base para su cálculo y la tasa; exonerar, total o parcialmente, el pago de los tributos, así como los beneficios o incentivos fiscales.

Resulta fundamental comprender que el concepto de tributación no es un mero capricho administrativo sino que obedece a una serie de normativas estrictas y claras bajo las cuales se rige la recaudación de impuestos en el Perú. La no observancia del principio legal tributario puede conllevar a una serie de consecuencias adversas tanto para los contribuyentes como para la administración del Estado.

Importancia del principio de legalidad

El respeto del principio de legalidad tributaria tutela los derechos de los ciudadanos estableciendo un marco de seguridad jurídica, asegurando que la creación de los tributos se realice a través del proceso legislativo correspondiente y con la transparencia debida.


Dicho principio se encuentra plasmado en el sistema jurídico-tributario no sólo como una garantía para el contribuyente, sino también como un deber para la autoridad de aplicar la ley de manera estricta. Ante la menor duda sobre la interpretación o aplicación de disposiciones tributarias, se debe optar en favor del contribuyente, dándole primacía a la norma prevista por la ley sobre cualquier otra reglamentación de rango inferior.

  • La ley es la única fuente formal de los tributos.
  • Nadie está obligado a pagar un tributo que no esté establecido por ley.
  • Las obligaciones tributarias deben ser claras y precisas, evitando imprecisiones que generen inseguridad jurídica.

La Aplicación del Artículo en la Práctica

Si bien el sustento teórico del Artículo 74 es claro en la Constitución, su aplicación práctica puede ser más compleja. Enfrentamos, en el panorama peruano, una diversidad de normativas tributarias que pueden resultar abrumadoras para el contribuyente medio.

La administración tributaria es encargada de llevar a cabo la correcta aplicación de las normas, pero la responsabilidad recae también en el ciudadano, quien debe estar informado y cumplir con todas sus obligaciones fiscales.

Algunas aplicaciones específicas

Si tomamos en cuenta, por ejemplo, el Impuesto General a las Ventas (IGV) o el Impuesto a la Renta, veremos que son tributos cuya existencia y regulación proviene directamente de leyes expedidas por el Congreso, en completa alineación con el mencionado principio de legalidad.

Asimismo, cualquier exoneración o beneficio fiscal debe tener sustento en una ley aprobada según el procedimiento legislativo regular, lo cual implica una serie de pasos y controles que buscan garantizar que cualquier exención de tributos atienda a una justificación razonable y de interés público.

  • La ley debe definir claramente los sujetos obligados al pago del tributo.
  • Cualquier cambio en los tributos o exoneraciones debe ser realizado bajo estrictos procesos legislativos.
  • Los incentivos fiscales deben perseguir siempre un objetivo de interés general y aporte al bienestar colectivo.

El entender y respetar estos marcos legales tributarios no es solo un deber sino también un derecho que asiste a cada peruano. La participación ciudadana en estas materias es fundamental para una democracia saludable y una economía transparente. A nivel empresarial, la correcta comprensión e implementación de las normas tributarias se traduce en prácticas comerciales éticas y sostenibles, lo que reduce significativamente los riesgos de enfrentarse a litigios y sanciones.

La plataforma digital tributaria que ofrece la SUNAT facilita el cumplimiento de las obligaciones fiscales y a la vez, promueve que la información esté al alcance de todos, asegurando así una aplicación más efectiva del principio de legalidad en materia tributaria.

Sumado a ello, la constante actualización de los profesionales en materia tributaria es indispensable para una adecuada gestión de los deberes fiscales. Los cursos, seminarios y actualizaciones en derecho tributario se vuelven herramientas necesarias para mantenerse al día con los cambios normativos y las interpretaciones más recientes.

En conclusión, el margen de acción de las normativas en el ámbito tributario se mantiene siempre bajo el alero de la legalidad, brindando certeza y equidad a la dinámica económica del país. Por parte de los contribuyentes, una comprensión profunda de estas normas les permitirá ejercer sus actividades económicas con un conocimiento pleno de sus deberes y derechos, haciéndolos partícipes activos en la construcción de un Perú más justo y equitativo.

Quizás también te interese:  Entendiendo el Artículo 23 de la Constitución Política del Perú: La Protección Estatal del Trabajo Explicada

El panorama tributario peruano, con sus complejidades y desafíos, enmarca un escenario que requiere de constante estudio y vigilancia ciudadana. En tiempos de creciente exigencia por transparencia y justicia fiscal, cada peruano está invitado a ser un agente de cambio y fiscalización en la aplicación de las leyes tributarias.